Parroquias de Gijón

Valdornón, del negro al verde

La belleza es ahora la mejor tarjeta de presentación de una parroquia que se hizo famosa por albergar un extraño crimen pasional a finales del siglo XIX

NOTICIA DE AIDA COLLADO22/07/2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Valdornón, del negro al verde

José Manuel Vallina, el propietario, en primer término, y Eduardo Suárez, en el Molín de Gañón. :: JOAQUÍN PAÑEDA

Las palabras viajan con el viento. No necesitan otro vehículo, ni modernas carreteras. Si, además, sirven a la narración de una historia truculenta pueden alcanzar una velocidad y resistencia insospechadas.

Por eso, mucho antes de que la mayoría de los gijoneses se decidiese a pisar Valdornón, cuando había que caminar durante tres horas desde la aldea para llegar al centro de la ciudad, todos habían oído ya hablar de la parroquia. Largo y tendido, durante décadas. Porque allí ocurrió una de las leyendas negras del concejo. Y aún se recuerda a pesar de que, desde entonces, la villa ha sido testigo de otros muchos crímenes.

La historia, que hoy competiría con otras muchas por unos minutos en el telediario, estuvo protagonizada por el que fuese párroco de Valdornón a finales del siglo XIX. El religioso asesinó a uno de sus feligreses por un lío de faldas. Por un terrenal ataque de celos. Y por extraño que resulte, este hecho aislado marcó la vida de la parroquia. Cuando los vecinos llegaban a la ciudad a vender los productos de la huerta, tenían que ocultar su procedencia para no recibir desplantes en lugar de monedas.

Aún hoy escuchan referencias al desgraciado incidente cuando cruzan sus lindes. «Yo intento darle la vuelta y cuándo me preguntan si soy de dónde aquel cura, contesto: ¡Y de donde Chechu Rubiera!», explica Amador Molleda. El padrino del deportista, máximo exponente del ciclismo asturiano, trata de zanjar así un tema que parece no olvidarse nunca.
«Aquella historia duró muchísimo. Hay que tener en cuenta que un cura, en aquella época, era el amo del pueblo. Mandaba más que el alcalde y el maestro. Era la máxima autoridad. Así que se inventaron un cantar y todo», cuenta Gloria Fano. Valdornón conoce bien los efectos de la paradoja, porque mientras la parroquia salía a relucir en todos los mentideros de la ciudad, muy pocos la conocían en realidad debido a la lejanía provocada por las malas comunicaciones.

Hasta los años 70 no se asfaltaron sus accesos. «Aquello era una esclavitud. Los campesinos de todos los barrios bajábamos nuestros productos hasta el Chaboleru o Casa Rubiera. Ellos lo bajaban luego a Gijón en furgoneta. Había unos críos de Río Seco, a los que mandaban a por pan y Colacao y, cuando llegaban a casa, ya se lo habían comido», narra Amador.

En la actualidad, algunos vecinos como José Manuel Parajón, aún recuerdan, al cerrar los ojos, «con mayor claridad los caminos sin asfaltar que asfaltados». Él vivió los años en que las nevadas podían aislar Valdornón sin mayor esfuerzo. «Una vez, cuando éramos pequeños, hicimos un gran rollo de nieve en un prau que ahora pertenece a Eduardo y nos cayó a la carretera. Al rato vino un paisano con un carro con vaques y nos puso a limpiarlo con pales porque era el único modo de pasar».

De todas formas, quien más sufrió las consecuencias del aislamiento fue la generación anterior. Ellos no disponían de una furgoneta que llevase las verduras y frutas de todos los vecinos a la plaza de la ciudad y el camino a pie era duro. Oliva, la madre de Gloria, recordaba para EL COMERCIO a finales de los 80 cómo en su juventud superaba las tres horas de camino, lleno de piedras, para vender leche. En muchas ocasiones, volvía con toda la mercancía a casa, porque cuando llegaba al centro todo el mundo había hecho ya la compra.

Los habitantes de la parroquia han heredado la valentía de Oliva, que se enfrentó a un hombre hecho y derecho de mala fama para echarle de su bar: «El paisano llegó de Fano y se metió en el bar con el caballo. Dijo que donde entraba él, entraba el animal». Pero no contaba con Oliva, que echó a «las dos bestias».

Valdornón conserva todavía alguna de las estructuras más antiguas de su historia. La casa rectoral, construida en 1470, fue utilizada durante la Guerra Civil por el comité para el reparto de alimentos, y hoy es la casa de un artesano que puede presumir de la belleza de su galería de madera. Se restauró respetando el modelo original, que muchos dibujan en su memoria. «Íbamos allí todos los años a ayudar a don Servando, el cura, a matar al gochu. Luego nos invitaba a cenar», dicen echándole flores al clérigo, siempre mucho más discreto que su colega de finales de siglo. Eran los años 60, cuando, según José Manuel, dos botellas de sidra en El Chaboleru costaban un duro. Y a Amador ya le «abulta caro para la época».

No estaba la cosa para derroches. Era la época en que viajar a Gijón entrañaba cierto peligro: «Había que tener mucho cuidado si tenías un camión delante. En las cuestas de Contrueces, los chavales se subían a él y tiraban carbón o lo que llevase a la carretera, para luego recogerlo y venderlo». La necesidad agudiza el ingenio y, por aquel entonces, «era imposible encontrar una manzana en les pumaraes que estaben cerca de la carretera».

Los tiempos han cambiado, aunque todavía se muestran maravillados al enumerar las ventajas del enganche a la EMA, que no disfrutan todos los vecinos: «Ahora no tenemos escasez en verano ni averías en invierno, provocadas por las riadas, que pasaban días y días sin arreglar». Pero lo del saneamiento es otra historia. «Va a tardar -explica Montserrat González-, porque vamos muy retrasados. De momento, estamos con los pozos negros y las fosas sépticas». Al menos, eso no hay quien lo niegue, han conseguido sanear su imagen. Una imagen verde, digna de ver.
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


SUBE AQUI TUS FOTOS FAVORITAS
DE TU BARRIO O PARROQUIA DE GIJON


ATENCION: Si encuentras cualquier problema envíanos un email para ayudarte a subir las fotos

VER TODAS LAS FOTOS



 

Selecciona una categoría para ver los eventos programados

Mapa callejero de Gijón »

Ampliar mapa callejero de Gijón

Selecciona un barrio de Gijón para ver el su mapa callejero ampliado

El Tiempo en Gijon

19-17

Llovizna