Parroquias de Gijón

Fano, agua de manantial y lindes en forma de bota

La parroquia más alargada rememora los tiempos de don Belarmino, el cura centenario que restauró la iglesia y preservó el palacio de La Quintana

NOTICIA DE AIDA COLLADO25/11/2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Fano, agua de manantial y lindes en forma de bota

Los vecinos Jorge Rodríguez López, Luis García, Valeriano Riestra y Onofre Canal. :: LUIS SEVILLA

Uno de los últimos deseos de Micaela Valdés y Menéndez Morán fue ceder su casa, el gran palacio La Quintana, al párroco del pueblo.

Quería que él, hombre querido en toda la parroquia, aprovechase su hogar, construido en 1760 por la familia Sánchez-Fano, mientras viviera. Todo un acto de generosidad. Lo que seguro no esperaban los pacientes herederos de Micaela era que don Belarmino muriese a los 101 años y habitase la casa durante seis décadas. A cambio, el cura ofreció 60 misas por la familia, una por cada año de renta.

Y todo apunta a que la mujer no se equivocó en su decisión. Porque los años, que le dieron la razón, convirtieron tras la muerte del sacerdote una de las habitaciones del palacio en un gallinero, mientras otra daba cobijo a los conejos. Un uso útil, pero poco adecuado para tal construcción. Al fin y al cabo, don Belarmino Lorenzo Cabo, dicen aún hoy los vecinos, había hecho mucho por Fano. Fue él quien en 1930 levantó toda una iglesia sobre las ruinas del templo de la parroquia. De ello queda constancia en el documento redactado como homenaje al cura en su 100 cumpleaños. El templo se libró de la quema durante la Guerra Civil en parte porque «se utilizó como secadero de tabaco pero, principalmente, porque quienes andaben por ahí quemándoles no eren de muy lejos y les dio pena».

A Luis García le metió a trabajar don Belarmino en El Musel. «Me escribió una carta de recomendación y me presenté con 14 años en el puerto. Me ofrecieron ganar un duro diario y mi madre se negaba a que aceptase porque la línea a Gijón costaba 6 pesetas. Pronosticó que no duraría mucho allí. Pero resulta que le di pena al dueñu de la línea y me dejaba subir gratis. Al final, me jubilé en El Musel».

El baile de El Chaboleru
Anécdotas como la suya conforman la historia de los vecinos de una parroquia que, en realidad, es parroquia y cuarto. Su irregular orografía, el pueblo con forma de bota de montar, tiene incrustado entre sus tierras el barrio de Santa Eulalia, que aunque pertenece a Valdornón todos los vecinos han adoptado como propio. Allí, en realidad en la parroquia vecina, estaba el más afamado baile entre los habitantes de Fano: El Chaboleru.

Pero donde las dan las toman y, para envidia de los de Valdornón, en Fano también tenían algo de lo que presumir: la fuente de Foncabada, en el barrio de La Cuadra, «que daba un agua buenísima. Venían desde La Quintana a por un poco para cocer los garbanzos». Los lugareños, sin embargo, le daban un uso más generalizado. Servía para hacerse con agua fresca, sí, pero también la utilizaban para lavar la ropa y como abrevadero. Quienes iban poco por allí eran los vecinos del barrio que lleva el mismo nombre que la parroquia, Fano. Estos utilizaban la de La Moriella, junto a las antiguas escuelas. Hace poco, la EMA declaró que su agua no era potable, aunque los afectados disienten: «Toda la vida bebimos de aquí y nunca nos pasó nada».

En los años 70, los vecinos consiguieron que del manantial que surtía la fuente de Foncabada se llevase agua a las casas. No les fue mal en dicha empresa, ya que no se engancharon a la EMA hasta hace tres años.

Hambre y felicidad
Muchos guardan como oro en paño sus recuerdos de infancia. Entonces, iban a la escuela, por separado, los niños y niñas de hasta 14 años. «Antes, se vivía de forma muy distinta. Había muchísima más unión entre la gente», aseguran los vecinos. Onofre Canal apenas lo duda: «Se pasaba hambre, pero yo creo que la gente era más feliz. Todo el mundo se pasaba el día cantando y, ahora, paseas por aquí y no canta ni el ruiseñor. Hoy en día, llames pa sallar hierba y, ¿quién va a ir? Nadie».

Junto a las uniones típicas de una aldea, han ido desapareciendo también las rivalidades: «Ahora, los chavales no se engarren con los de Valdornón. Antes había mucha más piquilla entre los guajes». Hace años que El Chaboleru cerró sus puertas, no sin dejar centenares de recuerdos de aquellos bailes «para los que venía un señor delgaducu caminando desde La Camocha con un acordeón sobre las costillas. Sólo sabía una pieza, pero le recibíamos como si llegase al pueblo el mejor artista del mundo». Después, llegó a Fano la gramola de Mercurio, la misma que se paseó por la mayoría de las parroquias del concejo.

Eran los momentos de asueto para hombres como Onofre, que en 1953 ganaba 11 pesetas diarias en la mina de La Camocha. Y aún hoy recuerda con desaliento que «de aquélla una bici costaba 1.200 pesetas. Teníes que trabayar tres meses pa comprar un trajucu ruín». Quienes podían, se pluriempleaban. «Yo hice más madreñes de les que nadie puede contar», presume. De hecho, «aún hago cestos, pero lo de les madreñes lo dejé hará diez años. En la década de los años 50, yo las cobraba a tres pesetas por barrenales; luego, una vez acabadas, se vendían a 22. Era todo lo comido por lo servido. En realidad, no se ganaba un duru».

«Esclavos de les vaques»
Lo que sí se podía ganar uno, de vez en cuando, era un buen platu fabes. Aunque para eso, cuenta Onofre, «había que pañar muches manzanes o sallar la tierra» para que el beneficiario ofreciese a cambio la fabada. Fuesen más o menos felices, ya ha pasado el tiempo en que en Fano «no podíes ir de vacaciones por culpa les vaques. Ni siquiera ibes tranquilu a una boda. Éramos todos esclavos».

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


SUBE AQUI TUS FOTOS FAVORITAS
DE TU BARRIO O PARROQUIA DE GIJON


ATENCION: Si encuentras cualquier problema envíanos un email para ayudarte a subir las fotos

VER TODAS LAS FOTOS



 

Selecciona una categoría para ver los eventos programados

Mapa callejero de Gijón »

Ampliar mapa callejero de Gijón

Selecciona un barrio de Gijón para ver el su mapa callejero ampliado

El Tiempo en Gijon

22-17

Sol