Asociación de vecinos Evaristo San Miguel

El Polígono cambia de cara

El plan de vías modificará la fachada del barrio, pero los vecinos critican que «la estación provisional nos aísla más de Moreda»

NOTICIA DE JESÚS ESCUDERO29/04/2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Polígono cambia de cara

De izquierda a derecha, de pie, Aladino Castiello, Natalia González, Luis Lozano (presidente), Susana Osa, Lola Fernández y María Jesús Pérez. Sentados, Manuel Cañete, Carmen Vilas y Josefina López. :: PALOMA UCHA

En su momento representó una iniciativa urbanística semejante a la actual área residencial de Roces, aunque con el paso del tiempo fue absorbido por la ciudad para convertirse en un barrio urbano.

El Polígono de Pumarín creció con la democracia gracias a la labor de las cooperativas y de la Obra Sindical del Hogar, que a mediados de la década de los setenta empezaron a levantar altas torres exentas con jardines alrededor a un precio, por vivienda, que rondaba el millón y medio de pesetas. Con la llegada de los primeros residentes, en julio de 1976, el barrio fue adquiriendo forma.

A los pocos meses surgió la necesidad de crear una asociación para velar por los intereses de los vecinos, que en un primer momento estaba formada por un representante de cada comunidad. «La asociación se formó por veinte vecinos que aportaron una donación de 100 pesetas cada uno. Se puede decir que la asociación tiene los mismos años de vida que el barrio», afirma el presidente del colectivo vecinal Evaristo San Miguel, Luis Lozano.

La constitución oficial del colectivo vecinal fue en 1979, fecha a partir de la cual comenzaron las primeras protestas referentes al gas y la «situación deplorable» de las personas de etnia gitana que residían en el barrio y que al final fueron a vivir a Tremañes. Aunque la movilización que más repercusión tuvo fue "La marcha de las velas", en la que los vecinos se desplazaron hasta el Ayuntamiento para denunciar la falta de luz en el Polígono.

Tras subsanar estas carencias, al barrio fueron llegando durante la década de los ochenta los equipamientos sociales, tales como parques y, sobre todo, colegios. De hecho, el Polígono cuenta con varios centros escolares, como el Asturias, el Rosario Acuña, el IES Número 1 y hasta la escuela oficial de idiomas. «La necesidad básica eran los colegios, ya que había un predominio de familias jóvenes», recuerda Lozano.

El triple de tráfico
Pero la llegada de estos equipamientos no colmó las aspiraciones de la asociación Evaristo San Miguel, especialmente en lo que se refiere a la construcción de un centro municipal integrado, «uno de los objetos de lucha» del Polígono. «Hemos recogido unas 5.000 firmas solicitando un centro municipal como el de Pumarín-Gijón Sur, porque teníamos un minicentro muy pequeño y con un horario muy reducido que ahora ha quedado como biblioteca», indica el portavoz vecinal, quien confía en que la liberación de los terrenos del plan de vías sirva para construir en esta zona un centro municipal que dé servicio a los vecinos del Polígono de Pumarín, Laviada y Moreda.

Precisamente, el desarrollo del plan de vías supondrá un cambio sustancial en la fisonomía del barrio, sobre todo en su "fachada" exterior que sirve de entrada a la ciudad por la autopista "Y". Aunque los vecinos consideran que el proyecto les perjudica «porque la estación provisional nos divide y nos aísla más del barrio de Moreda, por lo que nosotros pedíamos que soterraran las vías hasta Veriña».

La primera consecuencia del plan de vías en el Polígono ha sido el considerable aumento de tráfico en la avenida de Portugal tras el cierre de Sanz Crespo por las obras de la estación provisional. «El número de vehículos se ha triplicado, por lo que el máximo problema del barrio ahora es la contaminación y los ruidos permanentes», subraya el presidente de Evaristo San Miguel. Y apunta con cierta sorna: «Menos mal que pusieron semáforos en la avenida de Portugal, porque si no, no saldríamos del barrio». Una situación que se contrapone a la del interior del barrio, en la que los pasos de cebra elevados sustituyeron a los semáforos, ya que «no tendrían mucho sentido al ser calles de sentido único».

Insistir mucho
Los vecinos del Polígono consiguieron estos servicios después de insistir mucho al Ayuntamiento. No en vano, aseguran que «tardan mucho en concederte lo que les pides, y también entre que aceptan y lo hacen». Como ejemplo ponen los diez años que tuvieron que esperar para el arreglo de aceras y de los parques, aunque una vez reformados, los lucen orgullosos.
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


SUBE AQUI TUS FOTOS FAVORITAS
DE TU BARRIO O PARROQUIA DE GIJON


ATENCION: Si encuentras cualquier problema envíanos un email para ayudarte a subir las fotos

VER TODAS LAS FOTOS



 

Selecciona una categoría para ver los eventos programados

Mapa callejero de Gijón »

Ampliar mapa callejero de Gijón

Selecciona un barrio de Gijón para ver el su mapa callejero ampliado

El Tiempo en Gijon

16-8

Claros