Parroquias de Gijón

Samartín de Güerces, belleza a la sombra

La parroquia regala vistas de la ciudad, aunque sus vecinos viven al calor del castillete y la vieja escombrera de la mina de La Camocha

NOTICIA DE AIDA COLLADO07/10/2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Samartín de Güerces, belleza a la sombra

Delante, Jorge Carrasco y Joan Appiolaza. Detrás, Dolores Blanco, Rosa María García, Ana María Doncos, Loli Medina, Aida Trabanco, Cristina Carrasco, Manuela Valdés, Juan González y José María García. :: J. PAÑEDA

Nadie puede negar que Samartín de Güerces es una parroquia generosa. Tanto que podría compararse a la casa del herrero, con su cuchillo de palo y todo.

Porque a pesar de que desde muchos de sus rincones pueden coleccionarse increíbles vistas que sobrepasan el mar hasta el horizonte, postales vivas de la ciudad y sus barrios, el paisaje de Samartín lleva décadas dominado por el castillete de la Mina de La Camocha y la gran escombrera que lo escolta. Las toneladas de desechos han conseguido empañar su belleza y traer por el camino de la amargura a los vecinos, que aún así viven en uno de los lugares más hermosos del concejo.

Ninguno olvida que «la mina afeó mucho San Martín, pero también quitó muches fames». El progreso consiguió, una vez más, empatar el encuentro. «Realmente, no sabemos si trajo más beneficios o perjuicios. Aún recordamos a algunas vecinas, con muchos hijos, llorando desconsoladas porque les quitaban todos los terrenos. Pero también es verdad que luego ayudó a mucha gente». Sea como fuere, a pocos va a ayudar ya una escombrera, «que ni siquiera reconocen que está en Huerces» y sólo sirve a la memoria. De todas formas, «la cerámica Piti -defienden- contaminó mucho más la zona que la propia mina. No tenían chimeneas en condiciones. Era desolador ver cómo moríen les pomaraes».

Unos recuerdos que, por cierto, sus habitantes conservan impolutos y que, por raro que parezca, llevan en las suelas. En sus lustrosos zapatos. Porque el arreglo y asfaltado de los caminos llegó, pero se hizo esperar.

Rosa María García vive en El Monte y puede detallar las «penosas condiciones» de los accesos de antaño. Desde su barrio, «teníamos que salir por el Alto La Madera, porque era muy complicado llegar a San Martín». A mediados de los 50, «ensancharon el camín y pusieron cemento y grijo en unos 500 metros. Dejaron un montón enorme de grijo en medio, así que luego estábamos peor que antes. Seguíamos caleyando y, encima, había que saltar aquel montón como podíamos».

Ana María Doncos explica que «aún en los años 60, esto era una caleya. Soltábamos los burros y ellos atravesaban los praos». Los mismos zapatos que cuando «viajaban» a Gijón descansaban en la mano hasta llegar a la iglesia de Granda, donde el terreno no era tan agreste, sufrían las inundaciones de los campos de la parroquia en invierno. Dolores Blanco recuerda que el día de su boda, tuvo que «atravesar dos praos para llegar a la iglesia. Muchos novios salíen de madreñes y luego poníen los zapatos cuando ya no los destrozaben».

Tanto es así, que la madre de Manuela Valdés consideró un despilfarro pagar por aquellos breves instantes, así que «se calzó al entrar en la iglesia, se descalzó al salir y devolvió los zapatos a la tienda», explican entre risas su hija y las vecinas.

Entonces, Samartín de Güerces ya lucía las cicatrices del proyecto que, a principios del siglo XX, prometía la llegada del ferrocarril de Lieres. Todo se quedó en buenas intenciones, pero aún hoy se pueden admirar las paredes de piedras labradas que escoltaban algún puente desaparecido con el tiempo.

Entre los acontecimientos que marcaron la historia de la parroquia hay uno que destaca sobre el resto: la comunión en 1933 de Manolo -'Manolito'- Sanromán, quien luego se convertiría en el propietario de una ganadería en Salamanca. En aquellos años, la luz sólo llegaba hasta la quinta de La Torre, hogar de su adinerada familia en el barrio de Santa Cecilia. Pero, con motivo de la celebración religiosa, su padre decidió sufragar la instalación de los postes de luz hasta la iglesia.

Así fue como muchos vecinos consiguieron tener luz en sus casas, aunque a otros barrios como El Monte no llegó hasta el año 1955. Pero incluso ellos sacaron algún beneficio de la comunión del pequeño: «El padre de Manolito dio dos pesetas a cada niño de los que estábamos allí. También íbamos a la quinta a comer chocolate y churros».

Por el agua corriente, eso sí, hubo que esperar otros 40 años. Hasta entonces, el río de Santa Cecilia y el Llantones sirvieron como lugar de aseo. Y las vecinas no han olvidado la desfachatez de un hombre de Mareo, que «cuando las mujeres estaban lavando en el río, se tiraba en el suelo a sus espaldas, para mirar debajo de las faldas». No se entiende que, luego, el maestro entrase en cólera cuando algún alumno defendiese ante sus preguntas que el río más importante de España era el de Cagüezo.

Casi todas las casas de antaño tenían su propio pozo y, más tarde, se encontraron los manantiales necesarios en Santa Cecilia, cuyo agua se bombeó desde 1988 a tres depósitos para cubrir las necesidades de la parroquia. Cuando el sistema se vio afectado por la contaminación provocada por una ganadería cercana, los vecinos se engancharon a Cadasa. Hoy en día no todos disfrutan de las ventajas de la EMA: en El Monte están muy pendientes del desarrollo de la tercera fase de las obras, que les permitirá igualarse a sus vecinos.

Mientras, los mayores de Güerces presumen de una iglesia que se libró de la quema durante la guerra, «porque funcionó como economato». En los años 70, un cortocircuito acabó por calcinar su interior. La parroquia se despidió de su San Agustín, mientras Loli Medina, dando muestra de su amor por el pueblo, se casó en una iglesia negra por el hollín. Y volvería a hacerlo. La escombrera no tiene ninguna posibilidad.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


SUBE AQUI TUS FOTOS FAVORITAS
DE TU BARRIO O PARROQUIA DE GIJON


ATENCION: Si encuentras cualquier problema envíanos un email para ayudarte a subir las fotos

VER TODAS LAS FOTOS



 

Selecciona una categoría para ver los eventos programados

Mapa callejero de Gijón »

Ampliar mapa callejero de Gijón

Selecciona un barrio de Gijón para ver el su mapa callejero ampliado

El Tiempo en Gijon

22-17

Sol