Parroquias de Gijón

Santurio, fiel a su identidad

NOTICIA DE AIDA COLLADO28/05/2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Santurio, fiel a su identidad

Manuel Meana limpia de cucho les madreñes, sentado a la puerta de su llagar, de 1923. :: PALOMA UCHA

En los años cincuenta, con 22 casas y 23 llagares, los vecinos se dedicaban al campo. Hoy, con ochenta viviendas, sólo dos familias viven de la ganadería
Puede que sea imposible entender el presente de Santurio sin conocer la total entrega de las gentes que habitaron la parroquia en el pasado. Los cambios, los avances, han sido muchos y profundos, pero los vecinos han sabido hacerle un sitio a las comodidades modernas, sin perder un ápice de identidad. Y no es fácil sentirse aldea cuando ya sólo dos familias viven exclusivamente de las labores del campo, pero lo consiguen. Porque todos se sienten herederos de una historia común, que alimentan con camaradería.

Ése ha sido su secreto para cambiar el xarré y el burro -con los que viajaban a Gijón hace sólo 50 años- por el coche, sin apenas despeinarse; el espíritu que en su día les permitió reconstruir la iglesia de San Jorge tras el incendio que la destruyó durante la Guerra Civil, con algo de ayuda externa y mucho de sacrificio interno. El mismo que llevó el agua a sus casas y hace de Santurio un lugar tan apetecible que consigue que hombres como Manuel Meana, ahora vecino de Ceares, vuelva a sus ochenta y tantos, cada día y sin falta, al lugar donde guarda la sidra en su llagar de 1923, las patatas en el hórreo, una vaca en la cuadra y recuerdos en cada esquina.

Las primeras referencias escritas a la parroquia se remontan a 1386. Una crisis de vocaciones eclesiásticas obligó en 1850 a una nueva distribución de las parroquias, que llevó a la desaparición de Santurio. Parte de los vecinos pasaron a formar parte de Castiello y el resto, de Deva. Fueron altibajos que no han evitado que entrase en el siglo XXI como parroquia independiente, para llevarse en 2001 el Premio al Pueblo más Guapo de Gijón.

Y si hay algo que saben hacer bien los vecinos de Santurio es aprovechar los recursos que se les brindan. Con el dinero del galardón acabaron de arreglar las antiguas escuelas y la casa del maestro, en completo abandono y al borde de la ruina en los 80. Hoy se ha convertido en el edificio que sirve de orgullo y sede a la Asociación de Vecinos San Jorge. El aula donde los chavales del Hogar San José prendían hogueras en los 70, para calentarse durante su estancia los fines de semana, luce ahora amplia y limpia. El zulo donde la maestra guardaba antaño las gallinas se ha convertido en una bodega. Y la cocina se ha renovado para preparar comidas y meriendas a los parroquianos.

Algunos, como José Luis Rubiera, de 82 años, han sido testigos de todo el proceso. Su casa es la número 20 de la parroquia y se construyó en 1952. En aquellos tiempos, Santurio llegó a contar «22 casas y 23 llagares». ¿La razón de esta desproporción? «Pues que algún vecín tenía dos», explica con sencillez Luis sin entender la sorpresa de los foráneos. Este dato sirve de explicación para que Santurio fuese, junto a Somió, la única parroquia que tributaba con una pipa de sidra. «Por aquel entonces, muchos cosechaban más de 100 toneladas de manzana al año», recuerda.

Pocos y bien avenidos
Ahora, el pueblo ronda las 80 viviendas, que se reparten en sus tres barrios: La Aldea, Carcedo y La Cuesta. Han ido ganando habitantes durante los últimos 20 años, a excepción de La Cuesta. Sólo siete personas permanecen empadronadas allí. En parte, porque el terreno no es amable: «De hecho, hay zonas que no son ni tractorables. Algunas casas se fueron cerrando y los dueños de las que se han levantado para el veraneo no se empadronan aquí».
Saben que el Plan General de Ordenación limita el número de edificaciones y «nos permite mantener el concepto rural, porque de no ser así habría muchas más viviendas». Porque Santurio es, para quienes lo conocen, un diamante cuidadosamente pulido para que parezca bruto. Un entorno rural privilegiado, por su origen de aldea a sólo 7 kilómetros de la ciudad y sus buenas comunicaciones.

Pero llegar hasta aquí les ha costado sangre, sudor y lágrimas. No es sólo un decir. «Cuando se comenzaron a hacer las carreteras, los vecinos colaboraron cediendo sus terrenos gratuitamente para los ensanches y haciéndose cargo del 40% del presupuesto de la obra», resume José Manuel Piñera. No les sobraba el dinero y lo consiguieron llamando a todas las puertas, buscando subvenciones y pidiendo ayuda a la Caja Rural: «Así se construyeron las carreteras de El Cotarón-Santurio, Santurio-Caldones y la Caleya del Río».

Más tarde, se hicieron otros viales, pero en estos «los vecinos ya aportaban sólo el 20%. Hoy en día, todo corre a cargo del Ayuntamiento», completa. Todas las mejoras se lograron con trabajo y esfuerzo de los vecinos: «Si había que empufarse para poder tener carreteras, se hacía. Por eso, hay parroquias que aún no tienen lo que nosotros». No fue gratis: «Costó muchas horas de no dormir a mucha gente».

Si alguien duda de la iniciativa de los lugareños, sólo tiene que echarle un ojo a la historia de la Cooperativa de Aguas, que inauguraron en 1968. En aquellos años, cada vecino que apostó por llevar el agua corriente a su domicilio pagó 26.000 pesetas de entonces. Crearon unos estatutos e invirtieron una importante cantidad de dinero para llevar la obra adelante. Muchos parroquianos colaboraron de forma desinteresada, sabiendo que resultarían perjudicados, pues las cañerías atravesaban sus tierras.

Problemas del pasado
Este sistema, que sacaba el agua de la fuente de Viacao, duró hasta que 30 años después «no dio más de sí, porque las tuberías se rompían». Los materiales eran de buena calidad, pero tras décadas bajo tierra y soportar un aumento importante de población, la situación se volvió crítica. En dos años, 2001 y 2002, todos los vecinos engancharon ya su toma a la Empresa Municipal de Aguas.

Otro problema, el de las filtraciones de los pozos negros, se ha alargado hasta hoy. Pero no lo hará durante mucho más tiempo, porque el pueblo se encuentra ahora en plenas obras de saneamiento. La primera fase del alcantarillado se inauguró en 2002 y en la actualidad se está ejecutando la segunda.
Santurio continúa inmerso en una época de cambios, que prácticamente ha acabado con la actividad ganadera en la zona. Algunos, como Luis, no han vuelto a tomar un vaso de leche desde dejaron de tener vacas. Otros, como Miguel Ángel Sánchez, de 37 años, personifican un rayo de esperanza para el sector. Con 30 cabezas de ganado, explica que «hay algunos vecinos con siete u ocho vacas, pero es necesario ordeñar más o menos 200.000 litros de leche al año para que esta actividad pueda considerarse el medio de vida de una familia». El otro ganadero de Santurio, Manuel Meana Cortina, tiene 220 vacas y se dedica a la carne.

De todas formas, continúa siendo un lugar fiel a su historia, donde pueden encontrarse casas construidas en 1818 y una pila bautismal, anterior a la iglesia de San Jorge (del siglo XIX), «que nadie sabe cuán antigua puede ser». Santurio sigue empeñado en mantener línea directa con Gijón. Aunque a la mayoría, como José Manuel, el teléfono no les llegase hasta 1991 y tuviesen que pagar 120.000 pesetas por él. El hecho de que, como otros muchos, estuviese esperando 12 años desde que envió su solicitud a Telefónica, da una idea del tesón que caracteriza a todos y cada uno de sus habitantes.
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


SUBE AQUI TUS FOTOS FAVORITAS
DE TU BARRIO O PARROQUIA DE GIJON


ATENCION: Si encuentras cualquier problema envíanos un email para ayudarte a subir las fotos

VER TODAS LAS FOTOS



 

Selecciona una categoría para ver los eventos programados

Mapa callejero de Gijón »

Ampliar mapa callejero de Gijón

Selecciona un barrio de Gijón para ver el su mapa callejero ampliado

El Tiempo en Gijon

19-10

Nuboso