Muere el industrial Mercurio Martínez, socio número 1 del Grupo Covadonga

A punto de cumplir los 93 años, fundó en 1945 la popular tienda de iluminación de la calle de Uría

NOTICIA DE M. M. C.30/06/2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Muere el industrial Mercurio Martínez, socio número 1 del Grupo Covadonga

Mercurio, remando sobre una piragua en una prueba celebrada en Asturias. :: E. C.

El día de San Pedro, Gijón ha visto desaparecer a uno de sus hijos más populares. Mercurio Martínez, socio número uno del Real Grupo de Cultura Covadonga e industrial de los de 'toda la vida', falleció ayer cuando estaba a punto de cumplir los 93 años.

Había nacido en julio de 1917 y durante su vida practicó multitud de deportes, como baloncesto (logró el título regional con el Visnú), boxeo (peleó en Austria y Eslovaquia), lanzamiento de martillo, atletismo y pelota. Pero si en alguna especialidad destacó aún más fue en la del piragüismo, adonde llegó con una vocación tardía que no le impidió participar en numerosas ocasiones en el Descenso del Sella, donde llegó a resultar ganador varias veces en la categoría de K-2 para veteranos, en compañía del también desaparecido Luis Garcíablanco. Practicó esta disciplina hasta bien entrados los 70 años de edad.

Esta afición deportiva -autodidacta y polifacética- le llevó a recibir varios reconocimientos por su trayectoria. En 1983 fue nombrado 'grupista ejemplar', en 2007 fue objeto de un homenaje -junto al ex futbolista Manuel Rodríguez Torre 'Molinucu'- con motivo del XXV aniversario del Patronato Deportivo Municipal (PDM) y ya en noviembre de 2008 recibió un homenaje en Villaviciosa rendido por destacadas personalidades del piragüismo asturiano y nacional.

Quiso ser aviador
Pero Mercurio Martínez tuvo también una densa vida fuera del ámbito deportivo. Ya de muy joven destacaba por su altura, pues rondaba los 1,90 metros, y queriendo perseguir su sueño de convertirse en piloto de aviación, comenzó los estudios de perito industrial. La guerra civil frustró su sueño y se vio obligado a luchar en el bando republicano, primero, y tras ser hecho prisionero en el frente de Oviedo, en el bando de Franco, hasta el final de la contienda.

De vuelta a Gijón, consiguió un proyector cinematográfico y una gramola, con los que animaba las muchas romerías que en los años de postguerra se organizaban en los alrededores de la ciudad. Eso le llevó a ser una persona muy popular y consiguió, incluso, instalar la megafonía en numerosas actividades, como en el propio Descenso del Sella, incluido el tren fluvial que transcurría paralelo a los palistas.

En 1945 abrió la tienda de electricidad que hoy en día regenta su hijo Mercurio en la calle de Uría. Consiguió hacerse con la representación en la ciudad de la prestigiosa marca Philips, siendo uno de los principales introductores de los aparatos de radio en Gijón, a pesar de que se trataba de años en los que la situación económica de los ciudadanos era muy mala. No obstante, gracias a su constancia e iniciativa, logró que la tienda saliera adelante, ya que gracias a sus estudios como perito industrial pudo complementar la venta de radios con la asistencia técnica y la reparación de todo tipo de aparatos.

Altruismo
Pero hay una tercera faceta menos conocida de Mercurio Martínez y que habla bien claro de la calidad humana que atesoraba. Fue uno de los impulsores de la Hermandad de Donantes de Sangre de Gijón y durante muchos años ostentó el récord de hemodonaciones. Eso le sirvió para recibir un reconocimiento especial por su altruismo.

«Entendíamos el deporte no como una profesión, vivíamos para el deporte», dijo Mercurio Martínez al recibir el reconocimiento del PDM en 2007, y es que como reconoció ese día, en los duros años de la postguerra «llevábamos el deporte en el alma». Esa filosofía de vida le acompañó siempre y es fiel reflejo de sus valores morales.

Gijón perdió ayer a uno de sus personajes más populares y, al tiempo, que marcó una época inculcando en gran número de jóvenes en el Grupo Covadonga el amor por el deporte y por la práctica de una vida sana no sólo en lo físico, sino también de espíritu.

El funeral por el eterno descanso de Mercurio Martínez tendrá lugar mañana, jueves, a las seis de la tarde, en la iglesia parroquial de la Asunción y sus restos mortales serán incinerados en la intimidad familiar.
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


SUBE AQUI TUS FOTOS FAVORITAS
DE TU BARRIO O PARROQUIA DE GIJON


ATENCION: Si encuentras cualquier problema envíanos un email para ayudarte a subir las fotos

VER TODAS LAS FOTOS



 

Selecciona una categoría para ver los eventos programados

Mapa callejero de Gijón »

Ampliar mapa callejero de Gijón

Selecciona un barrio de Gijón para ver el su mapa callejero ampliado

El Tiempo en Gijon

24-12

Sol